divendres, 17 de maig de 2013

                                      Reíste feliz


Disparé sin pensar si su vida acabaría en ese momento. La justicia parece depender a veces de las emociones, de los sentimientos, tan distintos entre las personas, tan volátiles a veces. No sentí ni siento ningún remordimiento, la situación requería decisión y con decisión actué. Desconozco las consecuencias  físicas del disparo, qué gravedad ocasionó, sólo sé que cayó fulminado. Solté el arma, intercambiamos una mirada cómplice y aprobatoria, reíste feliz, te miré feliz y nos alejamos con la chochona entre los brazos.






3 comentaris:

  1. Hahahaha, que bo! Al principi no enxampava bé això de la Xoxona... :D

    ResponElimina
  2. M'encanten eixes històries teues amb uns finals tan sorprenents, que ho canvien tot en una sola paraula.

    ResponElimina
  3. Ja, ja, ja, sense cap comentari, no fa falta, ja!

    ResponElimina