dissabte, 11 de maig de 2013


     La espesa niebla no me dejaba ver con claridad andando hacía casa. Una luz verde parpadeaba a una distancia indeterminada, la humedad se infiltraba en mis pies y solo distinguía el lento paso de  vehículos por el sonido. Un joven pasó a mi lado arrastrando los pies y el alma con la cabeza y hombros desplomados. Cruzar la calle fue un acto heroico, confié en mi oído y en los conductores que debían parar en el semáforo.

     Un minúsculo perro ladró detrás de mi, sin amainar el paso giré inútilmente la cabeza intentando verlo y tropecé cayendo sin remedio. Rodilla y muñeca doloridas, piel levantada en la palma de la mano , dolor en el orgullo. Mientras hacía repaso de mis heridas físicas y anímicas me levanté oyendo una hermosa voz femenina que me decía: "nadie antes se ha arrodillado ante mí,  cenaré contigo si vemos una de Audrey".

Regina Llavata i Salavert

1 comentari:

  1. Regina m'agrada molt la descripció de l'escena i el final inesperat. És un microrelat que està molt bé. Breu però intens, enhorabona.

    ResponElimina