dilluns, 4 de gener de 2016

Fotografies per a inspirar


En el llibre Cómo se cuenta un cuento de Gabriel García Márquez, el autor ens parla d'un taller d'escriptura que portaba ell mateix, el Taller de Guiones de México, de com obtenir la inspiració per escriure relats i també mostra alguns dels relats nascuts al taller. En les primeres pàgines del llibre podem trobar una tècnica recomanda, concretament en la pàgina 13, on ens conta com una imatge pot ser la nostra font d'inspiració:



“El otro día, hojeando una revista 'Life', encontré una foto enorme. Es una foto del entierro de Hirohíto. En ella aparece la nueva emperatriz, la esposa de Akihito. Está lloviendo. Al fondo, fuera de foco, se ven los guardias con impermeables blancos, y mas al fondo la multitud con paraguas, periódicos y trapos en la cabeza; y en el centro de la foto, en segundo plano, la emperatriz sola, muy delgada, totalmente vestida de negro, con un velo negro y un paraguas negro. Vi aquella foto maravillosa y lo primero que me vino al corazón fue que allí había una historia. Una historia que, por supuesto, no es la de la muerte del emperador, la que está contando la foto, sino otra… Se me quedó la idea en la cabeza y ha seguido ahí dando vueltas. Ya eliminé el fondo, descarté por completo los guardias vestidos de blanco, la gente…Por un momento me quedé únicamente con la imagen de la emperatriz bajo la lluvia, pero muy pronto la descarté también. Y entonces lo único que quedó fue el paraguas. Estoy absolutamente convencido de que en ese paraguas hay una historia…”
No he trobat la imatge en qüestió, i mireu que l'he buscada, però n'he posat una pareguda i algunes més, que estan més avall, pertanyents a la revista Life (molt bona font d'imatges), per si vos serveixen d'inspiració per algun relat. 
També podeu buscar vosaltres la imatge que vulgueu.



Jo portava el meu gat de la corretja pel carrer, una corretja! Cridàvem l’atenció en el poble, no era molt normal  passejar un gat de la corretja...


Yo llevaba a mi gato de la correa por la calle, ¡con una correa! Llamábamos la atención en el pueblo, no era muy usual pasear con un gato con correa…

Vas baixar del tren sols amb el teu farcellet i vas començar a caminar…


Te bajaste del tren sólo con tu hatillo y empezaste a caminar….

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada